Autismo (En Español)

(LONDON) por Paula Tooths

 

Qué es el autismo?

El autismo es un trastorno neurológico complejo que generalmente dura toda la vida. Es parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos del espectro autista (ASD por sus siglas en inglés). Actualmente se diagnostica con autismo a 1 de cada 88 individuos y a 1 de cada 54 niños varones, haciéndolo más común que los casos de cáncer, diabetes y SIDA pediátricos combinados. Se presenta en cualquier grupo racial, étnico y social, y es cuatro veces más frecuente en los niños que en las niñas. El autismo daña la capacidad de una persona para comunicarse y relacionarse con otros. También, está asociado con rutinas y comportamientos repetitivos, tales como arreglar objetos obsesivamente o seguir rutinas muy específicas. Los síntomas pueden oscilar desde leves hasta muy severos.

Los trastornos del espectro autista se pueden diagnosticar formalmente a la edad de 3 años, aunque nuevas investigaciones están retrocediendo la edad de diagnóstico a 6 meses. Normalmente son los padres quienes primero notan comportamientos poco comunes en su hijo o la incapacidad para alcanzar adecuadamente los hitos del desarrollo infantil. Algunos padres explican que su hijo parecía diferente desde su nacimiento y otros, que iba desarrollándose normalmente y luego perdía aptitudes. Puede que inicialmente los pediatras descarten las señales del autismo pensando que el niño podrá alcanzar el nivel deseado y le aconsejan a los padres que esperen y vean como se desarrolla. Nuevas investigaciones muestran que cuando los padres sospechan que hay algo mal con su hijo, generalmente están en lo correcto. Si tienes inquietudes acerca del desarrollo de tu hijo, no esperes y habla con su pedíatra para que sea evaluado.

Si a tu niño lo han diagnosticado con autismo, una intervención temprana es crítica para que pueda beneficiarse al máximo de todas las terapias existentes. Aunque para los padres puede ser difícil etiquetar a un pequeño como “autista”, entre más pronto se haga el diagnóstico cuanto antes se podrá actuar. Actualmente no existen medios efectivos para prevenir el autismo, ni tratamientos totalmente eficaces o cura. Sin embargo, las investigaciones indican que una intervención temprana en un entorno educativo apropiado, por lo menos por dos años durante la etapa preescolar, puede tener mejoras significativas para muchos niños pequeños con trastornos del espectro autista. Tan pronto como se diagnostique el autismo, la intervención temprana debe comenzar con programas eficaces, enfocados en el desarrollo de habilidades de comunicación, socialización y cognoscitivas.

Hechos Acerca del Autismo

Sabías que…

  • 1 de cada 88 niños y niñas es diagnosticado con autismo
  • 1 de cada 54 niños varones está en el espectro autista
  • Al día se diagnostican 67 niños y niñas con autismo
  • Casi cada 11 minutos se diagnostica un caso nuevo
  • Este año se diagnosticarán más casos de niños y niñas con autismo que casos con SIDA, diabetes y cáncer pediátricos combinados
  • El autismo es una seria incapacidad de desarrollo con más crecimiento en los EE.UU.
  • El autismo le cuesta a la nación $126 mil millones de dólares cada año
  • El autismo recibe menos del 5% de los fondos para investigación de otras enfermedades infantiles mucho menos frecuentes
  • Los niños tienen cuatro veces más probabilidad de tener autismo que las niñas
  • No hay detección médica o cura para el autismo

Conozca Las Señales

Key Social, Emotional, and Communication Milestones for Your Baby’s Healthy Development (Hitos claves en el campo social, emocional y comunicativo en el desarrollo saludable de tu bebé) (desarrollado por Stanley I. Greenspan, Barry M. Prizant, Amy Wetherby, y First Signs, Inc.)

Los hitos en el desarrollo infantil le permiten a los padres y a los médicos monitorear el aprendizaje, comportamiento y desarrollo del bebé. Aunque todos los niños se desarrollan de manera diferente, algunas diferencias pueden indicar leve retraso y otras pueden causar mayor inquietud. Los siguientes hitos le proporcionan importantes directrices para rastrear el desarrollo saludable de tu niño desde los cuatro meses hasta los tres años de edad.

Antes de la siguiente visita de tu hijo al médico, por favor toma el tiempo para ver si tu hijo o hija ha alcanzado los hitos clave. Estos hitos no se deben usar para sustituir una evaluación, sino como puntos de discusión entre padres y médicos en cada visita. Si un niño no alcanzó las aptitudes enlistadas o si existe la pérdida de alguna de ellas, a cualquier edad, asegúrate de decírselo a su médico.

Tu bebé…

A los 4 meses:

  • ¿Sigue y reacciona a los colores brillantes, al movimiento y a los objetos?
  • ¿Voltea hacia los sonidos?
  • ¿Muestra interés en ver las caras de las personas?
  • ¿Sonríe cuando le sonríes?

A los 6 meses:

  • ¿Se relaciona contigo con alegría?
  • ¿Sonríe con frecuencia cuando juega contigo?
  • ¿Se arrulla o balbucea cuando está contento?
  • ¿Llora cuando no está contento?

A los 9 meses:

  • ¿Sonríe y se ríe mientras te ve?
  • ¿Intercambia, una y otra vez, sonrisas, caritas y otras expresiones contigo?
  • ¿Intercambia sonidos contigo?
  • ¿Intercambia repetidamente gestos contigo que indican dar, tomar o alargar la mano?

A los 12 meses:

  • ¿Usa algunos gestos, una y otra vez, para comunicar sus necesidades como dar, mostrar, señalar, saludar y alargar la mano?
  • ¿Juega cucú, a las palmitas u otros juegos sociales?
  • ¿Hace sonidos como “ma,” “ne,” “ta,” “pa,” y “ga”?
  • ¿Voltea a ver a la persona que le habla cuando escucha su nombre?

A los 15 meses:

  • ¿Intercambia, una y otra vez muchas sonrisas, sonidos y otros gestos sucesivos?
  • ¿Señala o usa otros gestos para llamar la atención sobre algo que le interesa?
  • ¿Usa diferentes sonidos para comunicar sus necesidades y llamar la atención sobre algo que le interesa?
  • ¿Usa y entiende por lo menos tres palabras, tales como, “mamá”, “papá”, “pan” o “más”?

A los 18 meses:

  • ¿Usa muchos gestos junto con palabras para comunicar sus necesidades, como señalar o tomarte de la mano diciendo “quiero jugo”?
  • ¿Usa por lo menos cuatro palabras o consonantes diferentes cuando balbucea, tales como m, n, p, b, t y c?
  • ¿Usa y entiende por lo menos 10 palabras?
  • ¿Muestra que sabe los nombres de gente conocida o de las partes del cuerpo señalándolas o mirándolas cuando las escucha nombrar?
  • ¿Juega simulando que alimenta a un muñeco o a un animal de peluche, y voltea a mirarte para llamar tu atención?

A los 24 meses:

  • ¿Juega contigo usando más de una actividad simulando que alimenta a un muñeco y luego lo acuesta a dormir?
  • ¿Usa y entiende por lo menos 50 palabras?
  • ¿Usa por lo menos dos palabras juntas (sin imitar o repetir) que tienen sentido como “más jugo”?
  • ¿Le gusta estar cerca de otros niños de su misma edad y muestra interés en jugar con ellos, tal vez ofreciéndoles un juguete?
  • ¿Busca objetos conocidos que están fuera de su vista cuando se le pregunta por ellos?

A los 36 meses:

  • ¿Le gusta jugar simulando ser algún personaje o te habla como si fuera la muñeca o alguna figura de acción?
  • ¿Disfruta jugando con otros niños de su misma edad o quizá les muestra y habla de su juguete favorito?
  • ¿Cuándo habla o juega usa pensamientos y acciones que tienen sentido, como “sueño, dormir” y “bebé hambre, leche”?
  • ¿Responde con facilidad a preguntas con “qué”, “dónde” y “quién”?
  • ¿Habla de sus intereses y sentimientos en pasado y en futuro?